BRUXISMO

El bruxismo se caracteriza por una contracción involuntaria e inconsciente de los músculos masticatorios, que en consecuencia provoca el apriete de los dientes; puede ocurrir durante el día o durante la noche, o en ambos.

 

Se estima que el 90% de la población ha presentado episodios de bruxismo en algún momento de su vida. 

Algunas de las características del bruxismo son:

 

  • Desgaste de los dientes (ver foto)

  • Lesiones en los cuellos de los dientes, conocidas como Abfracciones. (ver foto)

  • Dolor muscular facial

  • Dolores de cabeza matutinos

  • Dolores de cuello

 

 ¿Qué es lo que causa el bruxismo?

 

Existen muchas teorías etiológicas sobre el bruxismo, pero la mayoría de ellas no nombra a una sola causa, si no que se describe como multifactorial.

Podemos mencionar factores Morfológicos, Patofisiológicos y Psicológicos.

 

Los factores morfológicos se refieren a las alteraciones en la oclusión dentaria, y a anormalidades articulares y óseas.

 

Los factores patofisiológicos se refieren a una química cerebral alterada, alteraciones en el sueño han sido ampliamente estudiadas ya que el bruxismo se produce durante este.

 

Los factores psicológicos se relacionan a desórdenes psicosomáticos, ansiedad, problemas de personalidad, etc.  Como por ejemplo: Trauma, hábito de fumar, presencia de enfermedades, herencia, estrés.

 

¿Cómo puedo tratar mi bruxismo?

 

Sea cual sea la causa,  el tratamiento del bruxismo más común es el plano de alivio oclusal (o comúnmente llamado plano de relajación), que permite evitar que el paciente bruxe durante la noche.  Pero este no es el único tratamiento para el bruxismo.

La verdad es que existen varias acciones que podemos realizar para poder dejar de bruxar, entre ellas, lo primero que debemos hacer es acudir al odontólogo especializado en el área. Probablemente en esta primera visita el especialista completará una ficha clínica en la que además le preguntará por sus hábitos, por su estado emocional y por su trabajo. En esta visita se intentará evaluar si existen factores morfológicos asociados al bruxismo, y si es que existen, puede que un desgaste selectivo (desgaste de algunos puntos en los dientes) o un tratamiento de ortodoncia sean la solución al problema, muchas veces el especialista incluso sugiera además alguna terapia complementaria, ya sea, terapias kinesiológicas, yoga, o alguna actividad que lo mantenga más relajado.

Pero si el problema no se debe a factores morfológicos ni psicológicos, puede que sea necesario acudir al neurólogo para determinar si la causa proviene de factores patofisiológicos.

 

Cuando se está frente a un caso de bruxismo en el que el paciente relata extremo dolor mandibular y dolores de cabeza, recurrimos al tratamiento con toxina botulínica logrando aliviar estos dolores. Todos los pacientes relatan haber mejorado considerablemente su dolor y la mayoría dejan de bruxar completamente.

 

 

Conclusiones

 

El bruxismo es una enfermedad multifactorial que puede tener consecuencias serias en las personas. Se debe consultar siempre a un especialista en el área para tratarlo, ya que las consecuencias más comunes de un bruxismo sin tratamiento pueden ser:

 

  • La pérdida total de la estructura dentaria.

  • Problemas articulares irremediables.

  • Músculos Hipertróficos (aumentados de tamaño).

Lunes a Viernes 8:30 - 20:00  y  Sábado 10:00 - 14:00  /  Atendemos urgencias

CAMINO EL ALBA 9500, TORRE B, OF-008, LAS CONDES, SANTIAGO       |      FONO: 2 3224 7815      |      contacto@clinicabeauvisage.cl      

  • Instagram Social Icon
  • Facebook Classic